fbpx

Si vas a una escuelita posiblemente escucharás a las maestras decir cosas como “Susana, dejá de jugar con los bichitos y lavate las manos antes de comer la merienda… ¡María! No saltes sobre una pierna en la escalera, podés lastimarte…”. Estas dos frases, bien intencionadas, están dirigidas al cuidado por parte del niño, más específico aún, al cuidado de su cuerpo.

Por otra parte, hoy día se está hablando mucho sobre la salud mental, dando pautas para detectar una posible depresión en los niños y fomentando la expresión de sus emociones para mantener una mente sana. Parece sencillo, mente y cuerpo deben cuidarse para uno estar sano. 

Desde esta visión si una persona padece un dolor de cabeza entonces su problema es corporal, por tanto debe ir al médico. En cambio, si te encontrás deprimido deberías ir al psicólogo, es un problema mental. El médico cura el cuerpo, el psicólogo cura la mente. Sencillo, ¿verdad?

Sí, muy sencillo. Y muy falso.  

Esta idea cae en algo conocido como división mente/cuerpo, el presupuesto detrás es que la mente y el cuerpo son dos cosas diferentes y por tanto deben estudiarse por separado. En caso de enfermedad, será una enfermedad física (como enfermedad cardiovascular)  o mental (como esquizofrenia), debiéndose cada una tratar de forma diferente (aunque con la invención de los psicofármacos las pastillas parecerían ser la respuesta universal a todos los problemas ¿¿?? ) .

En este post veremos porqué cuerpo y mente son lo mismo, los problemas generados al adoptar esta división y cómo mejorar nuestra vida usando lo que llamo el enfoque de persona integral.  

De seguro te estarás preguntando…

¿De dónde surge esta división?

El inventor de la división cartesiana. René Descartes.

Te presento a mi amigo, René Descartes. Este señor oriundo de Francia fue un matemático, filósofo y físico, vivió sus años paseando de un país a otro participando de varios combates. Hasta que un buen día dijo “necesito un descanso, estoy harto del mundo”. En ese preciso instante, Descartes se va a una casita en la montaña 😉 , a sus 40 años y, considerándose ya lo suficientemente maduro, se empeña en escribir dos obras: Discurso del Método y Meditaciones metafísicas.

La primera obra es una autobiografía de Descartes, donde expone su vida y hace un resumen de la segunda obra. En meditaciones metafísicas es donde está el contenido fuerte de Descartes. Sin entrar mucho en los detalles filosóficos, extraeremos sus ideas principales complementando con algunas citas del autor.

Pienso, luego existo

“Si algo no puedo negar es que estoy pensando… pienso, entonces existo”.

Si hay alguna frase paradigmática de Descartes es esta “pienso, luego existo”. Aunque no aparece escrita de tal forma en ninguna traducción oficial, la cultura popular ha optado por transmitirla así. Detalles más o menos, la frase resume todo el pensamiento de Descartes sobre la mente, el cuerpo, el universo y Dios. Sí, leíste bien, Descartes era cristiano e intentó demostrar en este texto (y otros) la existencia de Dios.

¿Cómo llegó a la conclusión “si pienso, entonces existo”? Buena pregunta, no fue nada sencillo para nuestro amigo René, quería sentar las bases firmes para poder construir el conocimiento. Pasó horas, días y noches enteras frente a la estufa de madera con varios papiros en la mano. Un día, la respuesta le llegó después del cuarto café express: “si deseo basarme en algo firme, debo ir a lo más básico acorde a mi método”. 

¿Cómo se llega a lo más básico acorde al método cartesiano?

Descomponiendo en partes más pequeñas y dudando de todo.

Entonces, avanzó desde lo más grande a lo más pequeño y dudó de todo. Sí, puso en duda la existencia de las estrellas, dudó de la existencia del mundo,dudó sobre lo que sus sentidos le mostraban porque ya lo habían engañado antes. Así, llegó a negar la existencia de su cuerpo, no podía estar seguro de su existencia ya que solo lo percibe por los sentidos, y como desarrolló antes, estos fallaban, no eran fiables.

Pero de algo no pudo dudar, de su pensamiento. ¿Cómo podía negar que estaba pensando? ¿No es una contradicción eso? Esa fue la luz para Descartes, si de algo estaba seguro era de que estaba pensando, por tanto no podía negar su propia existencia. A partir de ahí reconstruye todo respondiendo a la milenaria pregunta:

¿Qué soy?

Una cosa que piensa. Ni más, ni menos.  Para Descartes lo único certero, tu esencia, reside en tu alma. Lo demás es accesorio, estamos conectados a nuestro cuerpo, pero es una cosa diferente, porque el cuerpo no piensa, es tu mente todopoderosa la única pensante. En definitiva, vos serías solamente tu mente (o alma).

Su razonamiento es cuanto menos, interesante, sobretodo para su época. Sin embargo, cualquier otro sabio en una montaña aislada con un papiro podría haber llegado a una conclusión diferente, entonces…

¿Por qué la adoptamos?

¿Por qué la concepción de Descartes y no la de otro filósofo? Déjame contarte una cosa útil para tu vida de aquí en más:

Si deseamos entender porqué suceden las cosas se necesita ver el pasado, nos guste más o menos.

Se aplica a la historia, se aplica a tu vida. Si no conoces tu pasado estarás condenado a repetirlo, o cuanto menos a sufrir las consecuencias de tu ignorancia. El conocimiento más profundo sobre uno empieza sabiendo de dónde venimos. Descartes y su método no son la excepción.

En la difusión de su visión influyeron diversos factores, veremos a continuación los más relevantes.

La figura de Descartes

Tenía varias cosas destacables, algunas ganadas a pulso, otras simplemente heredadas:

  • Provenía de una familia noble, lo cual significaba contactos, dinero y mayores oportunidades.
  • Poseía amigos intelectuales (ganados gracias a ir a las mejores escuelas), estos difundieron mucho sus ideas y su obra. De hecho, llegó un momento donde Descartes no podía ni salir de su casa porque tenía a sus admiradores en la puerta para interrogarlo, todo un galán 😉 . (Dato curioso: Descartes nunca se casó, eso explica porqué consiguió desarrollar su razonamiento. Si hubiera tenido una esposa a mitad de su escrito le hubiera dado una cachetada por dudar de su existencia).
  • Era conocido desde antes en el mundo científico por aportes tanto en la física como en la matemática, considerado el padre de la geometría analítica.

Con todos estos datos, no te impresionará saber que al final de su vida la reina de Estocolmo pidió ser enseñada por el mismísimo Descartes, consideraba que nadie en el mundo tenía tanto conocimiento como él. Como se puede apreciar, era una figura de autoridad reconocida en la época, si algo era publicado por él el público noble salía a leerlo y comentarlo con sus amigos.

 Revolución científica

Galileo fue contemporáneo de Descartes, junto a otros grandes pensadores del siglo XVI y XVII impulsaron lo conocido como revolución científica. Una revolución no comienza de la nada, está impulsada por ideas circulando en el ambiente, en este caso el ambiente científico. Los filósofos, matemáticos, astrónomos y físicos empezaban a desarrollar mejores métodos, se gestaban nuevos conceptos y se realizaban nuevos descubrimientos. El entorno era propicio para la búsqueda del conocimiento, se buscaba comprender la totalidad del mundo y del universo por medio de la razón. Descartes fue el encargado de llevar la bandera de la razón.

“Ya, pero a Galileo lo mataron a pesar de la época”. 

No, al pobre no lo mataron pero le dieron prisión domiciliaria. Cuando Descartes se enteró retrasó la publicación de una obra e intentó publicar en forma anónima. Detalles, el siglo XVII fluctuó entre ejecuciones por opinar diferente a la iglesia y la pasión por el descubrimiento. La fórmula para salir vivo era la adoptada por Descartes: pensar pero nunca negando a Dios ni lo impuesto por la iglesia (y si lo hacés, proponerlo de forma sutil y anónima).

En la época se buscaba una forma real, certera y útil de conocer todo lo conocible. El método cartesiano con sus bases de dividir, descomponer en unidades más pequeñas y reordenar se vieron como la mejor forma de comprender al mundo. Ya nada, ni siquiera nosotros mismos, seríamos extraños e incomprensibles.

Con estos presupuestos no es de extrañar que cuando saliera a luz “Meditaciones metafísicas” (obra donde además de lo expuesto se afirma de forma “científica” la existencia de Dios) se generara un gran revuelo. Casi nadie cuestionó las formulaciones de Descartes, ¿cómo hacerlo si utilizó el método de deducción cartesiano? No existía forma de contradecirlo, nadie pretendía hacerlo (imaginate estar en el siglo XVII y decir “esto no prueba que Dios existe y el método es  imperfecto”. Suerte en la guillotina).

Mente y cuerpo: los peligros de su división

La división mente y cuerpo, propuesta por Descartes y adoptada en nuestra sociedad, es muy peligrosa. No exagero, los resultados obtenidos al seguir este enfoque han sido nefastos a lo largo de la historia de la humanidad.

“No exageres, nadie se ha muerto por dividir la mente y el cuerpo”.  ¡Ja! Te sorprendería enterarte de cuántos casos hay de personas mal diagnosticadas por una absurda diferenciación entre mente y cuerpo.

Diagnósticos errados

Cuando hablamos de salud se toca un tema muy delicado: la vida y la calidad de la misma. Los profesionales de la salud deberían velar en primer lugar por la vida de la persona atendida, usando cuanto recurso esté a su mano para brindar la mejor atención. Lo impuesto desde la academia en el momento de formar a médicos y psicólogos es

Primero tu paciente, luego vos.

Por desgracia, a veces por desconocimiento, otras tantas por pura negligencia, ese principio se ve vulnerado. Usar la división cartesiana es un claro ejemplo del primero, veamos un ejemplo.

Si a la consulta de un médico psiquiatra llega una paciente sintiéndose desanimado, con problemas para dormir y recurrentes pensamientos negativos, es altamente probable que acabe medicado con antidepresivos. No le realizó un análisis para ver si su tiroides funciona en forma normal o no (el hipotiroidismo puede ocasionar depresión). Tampoco preguntó por su alimentación, ¿la paciente consume zanahoria entre horas o prefiere optar por productos ultraprocesados como picoteo? (Se ha visto como la comida basura influencia negativamente en la depresión).  Por último, no consideró su entorno, su estado actual vital, ¿está trabajando? ¿desempleada? ¿cuántos amigos tiene? ¿Cómo se lleva con ellos?…

Como se verá, un diagnóstico en principio bien intencionado, puede estar incorrecto por no considerar al individuo delante como una persona integral. Un mal diagnóstico no  es solo ponerle una etiqueta a la persona, muy difícil de borrar, implica mucho más. En el caso de los medicamentos, ninguno está exento de efectos secundarios, y los psicofármacos son los medicamentos con peores efectos secundarios.

Sin entrar en detalle (ya lo haremos en un post dedicado especificamente a este tema) no existe evidencia concluyente para recomendar los antidepresivos tan ligeramente como se realiza en la actualidad. La sobremedicación es una realidad actual, en gran parte producto de dividir mente y cuerpo.

Reduccionismos

descartes-4

Muy vinculado al punto anterior, los reduccionismos abundan en la medicina, la psicología, la nutrición y cuanta ciencia referida al hombre se encuentre. Todo parecería explicarse por un único factor, el más importante, el definitivo, y lo demás sería accesorio e irrelevante.

No es culpa de la ciencia en particular, así es el hombre. Nos gusta simplificar y buscar patrones de todo para explicar el universo, por eso la visión de Descartes enamoró a miles durante siglos. Entender nuestra naturaleza es necesario para evitar los peligros generados por el reduccionismo.

Físicos

Los reduccionismos físicos son múltiples y diversos, podría hacer un post entero desgranando uno por uno. Es más, quizás lo haga 😉 .  Por ahora me centraré en las generalidades.

El reduccionismo físico consta en explicar todo lo que nos acontece de forma “corporal”, anulando los aspectos mentales.

LOS HUMORES Y LA PASTILLITA

Para tomar un ejemplo, en la época de Hipócrates todas las enfermedades, incluidas las mentales, se las consideraba un desequilibrio de los humores. Estos humores eran sustancias que componían a todos los seres vivos. Sería ingenuo considerar a la época de Hipócrates y su reduccionismo como pasada, hoy día seguimos haciéndolo y no somos conscientes.

¿Cuántas veces te dolió la cabeza y te tomaste una aspirina? Muchas, ¿verdad? Pero… ¿alguna vez te planteaste cuál era la causa de tu dolor? No, solo asumiste una acción mágica en tu cuerpo por parte de la pastilla. Ella sabría cómo actuar en tu cuerpo para quitarte el dolor de cabeza.

No solo te sucede a vos, le sucede a varios profesionales y a profesiones enteras. La corriente preponderante de la psiquiatría moderna plantea todos los trastornos mentales como puros desequilibrios químicos en el cerebro(¿te suena de algo? 🙂 ) . ¿Su solución? Una pastilla actuando en tu cerebro para “corregirlos”. Se olvidan de ver el entorno, desatienden a la persona como entidad completa, no averiguan sus hábitos, etc.

El gen milagroso

Un último ejemplo lejos del área de la salud mental: la genética. Desde hace unos años está en auge explicar todo por un gen. El gen de la agresividad, el gen de la creencia, el gen del kaizen-daoísmo… en fin, para todo se encuentra un nuevo gen cada día. No desprestigio la genética, ha dado muchos avances, pero algo debe quedar claro:

Los genes predisponen, los hábitos nos determinan.

Es decir, podés tener un gen predisponiéndote a padecer cáncer de próstata, pero si llevas un estilo de vida saludable, no se expresará o lo hará en forma diferente. Esto se aplica también a los “genes de hiperactividad” o los de “depresión”.

¿Resultados del reduccionismo físico?
  • Tomar una medicación, con todos los efectos secundarios que conlleva, sin contemplar otras posibilidades igual de eficientes (o más). En el peor de los casos esta medicación es crónica, comprometiendo la calidad de vida de las personas. No solo importa vivir mucho, sino también vivir pleno.
  • Si zafás de medicarte porque lo tuyo es solo un problema genético predisponiéndote a “x”, entonces estarás en una situación más complicada: el no lugar. Los genes aún no pueden modificarse, vos no podés hacer nada directamente. Estás condenado a ser “depresivo”, vos solo entrás en la ecuación como un sujeto padeciente, PASIVO.

Mentales

Nos vamos al polo opuesto. Todo está determinado por la mente porque la mente es todopoderosa. El alma controla el cuerpo de manera excepcional: desde hacernos tener un ataque cardíaco hasta darnos cinco orgasmos seguidos por solo respirar.

No exagero, desde esta postura cualquier cosa, así sea un accidente automovilístico, es culpa de nuestra mente, esa cosa desconocida nuestra. Si te accidentaste en la ruta, es porque una parte tuya deseaba tener ese accidente para llegar tarde a clases.

“Pero me chocaron de atrás e iba a baja velocidad para evitar choques.”

No importa, tu mente sabía los riesgos de conducir en la ruta a tan baja velocidad, sabía que los conductores son ansiosos y podrían chocarte

¿Entendiste la postura? Bajo ella se pueden justificar las cosas más irrisorias y muchas veces sin prueba más allá del “tu mente lo quiso así”.

Aclaración importante:  Nuestras ideas (conscientes e inconscientes) determinan mucho de lo que nos acontecen, incluso cosas más “físicas” (como un dolor de cabeza), pero no se puede explicar todo solo por la mera acción de la mente. La mente no existe sola, como vimos es parte de un cuerpo, el cuerpo está sometido a acciones del exterior. Si alguien decide dispararte en plena calle a luz del día, la responsabilidad no es tuya y de tu mente por “caminar a esa hora en esa calle”, sino del que te disparó.

Olvidarse de lo demás

Así como en el reduccionismo físico nos olvidamos del entorno del sujeto, sus hábitos, creencias, temores, etc, en el mental nos pasa casi lo mismo. Gracias al reduccionismo mental nos centramos solo en lo que le sucede emocional o cognitivamente a la persona, sin preguntarnos: ¿Qué como? ¿Hago ejercicio? ¿Descanso lo suficiente?

Estos pequeños grandes detalles hacen la diferencia a la hora de tomar acción. No es lo mismo sentirse angustiado por una ruptura a estarlo porque te falta movimiento y tu cuerpo no está optimizado.

Para complejizar las cosas, ambas se retroalimentan (como comentamos antes y veremos en futuras entradas). Para hacerlo sencillo: si estás angustiado porque tu pareja te dejó y para “superarlo” te comés un helado de chocolate de 5 litros el  producto ultraprocesado aumentará tu angustia.

¿Por qué sucede?

Por varios mecanismos, te comentaré el más sencillo.

El azúcar y los aceites vegetales están vinculados con un aumento de la inflamación crónica de bajo grado. Se ha visto esta inflamación crónica como posible causa de la depresión (estudio). Si encima ya estabas deprimido porque terminaste con tu pareja, la depresión se agrava, generándose más daño al sistema: vos, persona integral.

En definitiva, el reduccionismo tanto mental como físico puede comprometer seriamente nuestra salud global.

Culto al cuerpo

descartes-5

Este punto y el siguiente podrían meterse como “subcategorías” de los reduccionismos cuerpo y mente, pero por su importancia prefiero tratarlos por separado.

Al considerar la mente separada del cuerpo, una persona puede darle demasiada importancia a cuidar su cuerpo. Saldrá a correr por la playa todos los días 2 horas, hará zumba, comerá cada dos horas para perder grasa, hará la dieta de la luna… y olvidará cultivar su mente. Si lo hiciera (uniéndose a kaizen-dao, por ejemplo 😉 ), conocería que correr no es lo mejor para perder grasa, el mito de comer cada pocas horas y cuáles son los mejores ejercicios para mejorar su figura.

Esta misma persona estará obsesionada con su imagen corporal, se mirará todos los días al espejo, varias veces al día, sin estar conforme con lo reflejado. No importa si hace todas las cosas bien (como lo sugerimos en kaizen-dao), nunca será suficiente. Todo producto de no cultivar una filosofía  de vida que dirija su deseo.

El deseo es un motor hacia tus metas, la filosofía de vida es el volante.

Con un gran deseo (mejorar tu cuerpo) sin rumbo (una filosofía detrás) el camino no será agradable, ni fácil.

¿Cómo se construye una buena filosofía de vida?

Conociendo y entendiendo tus emociones. Reconstruyendo tus creencias. Planificando la mejor obra de arte en tu vida: vos.  Esto no lo podés lograr si solo le rindes culto a tu cuerpo, desatendiendo a la persona integral.

En Kaizen-Dao esto es lo más importante: no te damos “trucos y consejos para perder peso” (bueno, a veces sí). Te brindamos una filosofía de vida capaz de arrasar con todo a tu paso. Para ello todos en nuestro equipo poseemos una visión PsicoKaizen integral del ser humano: conocemos la importancia de nuestras creencias y emociones. Las trabajamos a diario para poder fortalecer la filosofía que te brindamos. Una filosofía Kaizen-Daoísta.

Buscar la elevación espiritual (arruinando tu salud de paso)

Si lo creo fuertemente, eso llegará a mí. Solo basta desearlo con mucha fuerza, el universo me lo traerá. Se necesita dejar el cuerpo físico para poder elevarse y alcanzar la iluminación real. Debemos despertar y dejar atrás los placeres mundanos para conseguir elevarnos.

¿Te suena alguna de las frases anteriores? De seguro la habrás escuchado de alguien que haya leído “El secreto” (yo mismo fui su víctima 🙁 ).  Esta persona repetirá frases como “si piensas negativo, atraerás energía negativa a tu vida” o “solo basta desearlo para conseguirlo”. Lo comentamos antes, el deseo es un motor, pero para poder obtener algo se debe mover el culo. Así de cruda es la vida.

Los amantes de este libro pregonarán ideas superpositivas e irrealistas de la vida. Elevarán el supuesto poder de la mente a niveles cósmicos.

¿Cuánto?

Lo suficiente para afirmar que con solo pensar en ser más delgado, uno se vuelve más delgado. No importa si te comés tres pizzas extragrandes, tomás dos refrescos azucarados de 5 litros y complementás con un helado de postre. Como verás, el cuerpo no solo es descuidado, sino disminuido. Desde su concepción no tiene cabida cuidarlo, después de todo la mente es todopoderosa y uno puede controlar cada pequeño cambio en su organismo. Desde cuántos latidos hacés por segundo hasta si los glóbulos blancos atacan o no a una bacteria.

Los metafísicos

“El secreto” es un libro reciente, pero esta forma de considerar la mente como el camino a la iluminación espiritual no es reciente. Muchas escuelas esotéricas plantean la elevación espiritual mediante la meditación, el yoga, ejercicios de relajamiento y otras actividades.

No me malinterpretes, son interesantes y generan beneficios para la salud. El problema sucede cuando se adopta la postura de considerar al cuerpo como algo “mundano”, sin valor. Consideran al cuerpo como una cosa desechable, total, tendremos múltiples vidas más, este cuerpo es solo una posesión y se debe estar desapegado de ellas.

Al adoptar este enfoque, son más proclives a descuidar su salud. Muchos vivirán en restaurantes de comida rápida y odiarán hacer actividad física. Cuando se les consulte porqué no intentan al menos caminar un poco, la respuesta será algo como “lo más importante es cuidar tu espíritu, así se obtiene la iluminación”.

¿Resultados? Devastadores.

descartes-6

  • sobrepeso,
  • obesidad
  • diabetes
  • depresión
  • mayores tasas de cáncer…. y puedo seguir nombrando.

Así creas en el secreto o te gusten estas corrientes de pensamiento, nunca debés olvidarte de cuidarte a vos como persona integral. ¿La mente/alma es la manera de alcanzar la iluminación? Perfecto, entonces cuidá a su envoltorio: tu cuerpo.

Mayor desconexión con nosotros mismos

A pesar de lo comentado por los esotéricos, un paradigma cartesiano genera una desconexión con nosotros mismos. Como pudimos ver en los anteriores puntos, un enfoque en la mente o en el cuerpo genera una infravaloración del polo opuesto. Más aún, cuando separamos mente y cuerpo podemos caer en las siguientes frases:

“Le hace falta más energía a mi cuerpo”. “Es increíble lo que puede memorizar mi mente”.

¿La coincidencia entre ambas? Hablan de su cuerpo y mente como cosas externas a sí mismos, no notan lo evidente: SON PARTE DE ELLOS. Uno no es “una mente” o “un cuerpo”. No “tenemos” una mente y un cuerpo, SOMOS mente y cuerpo. Somos personas integrales.

Si concebimos mente y  cuerpo como entes separados de nosotros terminaremos por no comprendernos. En vez de preguntarnos “¿por qué reacciono de esta manera cuando como pepino?” buscaremos una solución rápida para apalear el malestar producido por nuestro cuerpo. En lugar de plantearnos por qué estamos angustiados, nos tomaremos una pastilla para caer dormidos y olvidarnos de los problemas “que la mente nos trae”.  Evitaremos tocar aquello que nos afecta, ya sea física o mentalmente, lo mantendremos alejado.

No solo se aplica al sufrimiento. Si alcanzás un resultado, como conseguir tu primera dominada y se lo atribuís “a tu cuerpo” no sentirás tanta satisfacción. La mejor forma de sentirte pleno al lograr un objetivo es sentir que sos vos, no otra persona ni otra “cosa” (como tratás a tu cuerpo y mente) quien lo consiguió “por vos”.


RESUMEN 

Ufff, empezamos la sección a tope.  Recapitularé los conceptos más importantes para no perderlos en el infinito. De igual manera, te recomiendo leer el post varias veces para interiorizarlo, es la mejor manera para romper un mito.

  • La división mente/cuerpo fue propuesta por Descartes en el siglo XVIII.
  • Descartes privilegiaba al alma (mente). La consideraba indivisible y como la verdadera esencia de la persona.
  • La mente y el cuerpo son lo mismo, forman parte de lo que llamamos persona integral. Es imposible e incorrecto dividirlos.
  • La perspectiva cartesiana acarrea muchos problemas, tanto a nivel de salud pública como a nivel personal.
  • Entre los problemas de adoptar una división mente/cuerpo se encuentran: descuidar tu mente, descuidar tu cuerpo, valorar mucho más uno que el otro, realizar diagnósticos erróneos y no ser tu mejor versión.

PLAN DE ACCIÓN

descartes-7

Los siguientes son pasos necesarios para superar esta falsa dicotomía entre mente y cuerpo. Te recomiendo realizarlos todos, conseguirás resultados increíbles en tu vida.

  • Leerte el post completo (sí, sé que algunos se lo saltearán hasta acá 😉 ). En serio es muy importante para vos leértelo completo, cada palabra está pensada para atacar a tu inconsciente y empezar a sembrar las semillas necesarias para convertirte en un Kaizen-Daoísta.
  • Comenzá a realizar algo de actividad física (si sos de los que privilegia a la mente sobre el cuerpo).
  • Tomate 10 minutos al día en la mañana o en la noche para sentarte en el piso y escuchar tus pensamientos.
  • Unite a Kaizen-Dao. Si lo haces obtendrás acceso a lo necesario para cambiar tu vida, atacando las raíces de tu problema. Tu filosofía de vida.
  • Comentame si creías y usabas esta separación cartesiana. En caso afirmativo, te reto a comentarme cómo creés que pudo haberte perjudicado.

Te leo en los comentarios.

 

22 Compartir
Compartir22
Twittear
A %d blogueros les gusta esto: