fbpx

Dentro del mundo del desarrollo personal existen ciertos mitos muy dañinos, ya lo habrás descubierto en el artículo de mi amigo Candido.

Sin embargo, existe algo todavía más oscuro: los errores de la psicología aplicados al desarrollo personal.

La peor combinación posible es métodos vudús justificados de forma “científica”, con interpretaciones erróneas (cuando no convenientes) de ciertos hechos que sabemos sobre la mente y el cuerpo. Te venderán la moto de que “hacer tal cosa está avalado por la ciencia” y sonarán más convincentes.

Cada uno de estos errores por sí mismos puede llevarte a perder el rumbo, practicando rituales estúpidos o simplemente sin poder explotar tus potencialidades al máximo.

Si querés crecer y superarte, lo mejor es ser consciente de los errores de la psicología aplicada al desarrollo personal y correr lejos lo más lejos que puedas.

¿Qué esperás a descubrir los 7 errores de la psicología aplicada al desarrollo personal? Baja y sigue leyendo.

7. Pensamiento positivo

Para empezar el listado de errores de la psicología aplicada al desarrollo personal, este no podía faltar. Varios coachs, psicólogos, autores de bestsellers y la sociedad en general te lo venderán como pan caliente. Por desgracia, deberías comer menos pan… y seguir menos este consejo.

¿En qué consiste el pensamiento positivo?

“Suprime lo negativo, enfatiza lo positivo” – Donna Karan

Tan sencillo como eso. Si algo malo te sucede, borralo, eliminalo de tu vida, no existe.

¿Tu abuela se murió? No existe, olvidate de su muerte. Sonreí, ella estará en un lugar mejor, deberías estar feliz por ella.

¿Te atropelló un auto? Tranquilizate, ese dolor en tu pierna no existe, estás dramatizando. Respirá hondo, mirá al cielo y agradecé por estar vivo.

¿Tu pareja te dejó? No pasa nada, ignorá esa presión en tu pecho. Alegrate por ella, ahora estará con una persona mucho más atractiva, simpática, exitosa y mucho más feroz en la cama.

¿Me pasé un poquito?

Perdón, pero era necesario, si no jamás lo verías.

El pensamiento positivo promulga a los cuatro vientos las ventajas de ser feliz (con todo lo que implica ese concepto mal definido).

Tendrás una mayor concentración en el trabajo o estudiando. Te notarás motivado para levantarte temprano y enfrentar el día. Mejorará tu sistema cardiovascular. Serás kaizendaoista y dominarás al mundo...todo eso suena hermoso en la fantasía, pero la realidad es muy diferente.

¿Por qué no se puede ser feliz todo el tiempo?

errores-de-la-psicología-1

Como te lo dijo mi amigo Candido en este post, ser feliz todo el tiempo es una utopía y peor aún, es algo muy indeseable. ¿No me crees? Está bien, dejame contarte una historia.

En 1953 dos científicos realizaron un experimento con varias ratas, les insertaron en el cerebro varios electrodos en diferentes regiones. Una de ellas fue la (ahora) conocida como la “región de placer/recompensa“.

En esta zona, cuando se le aplicaba una descarga eléctrica a la rata, el pequeño animalito se alegraba, daba saltos y se ponía a cantar “viva kaizen-dao”, en otras palabras, la pasaba bomba.

El experimento avanzó, se les facilitó a las ratas una palanca para autoestimularse la región del placer, solo debían jalarla y recibían un chute de felicidad. El resultado de esto fue increíble, algunas ratas llegaron a bajar la palanca más de 7000 veces en 24 horas.

Les gustaba la sensación de felicidad, adoraban el placer producido de forma tan sencilla. Lo amaban tanto que algunas dejaban de comer, aparearse o realizar sus actividades cotidianas solo para obtener más descargas de placer y ser felices.

En poco tiempo los investigadores debieron alimentarlas sino morirían de inanición. No tenían ninguna motivación para querer comer, ¿para qué si todo el placer lo obtenían de una palanquita y cuando quisieran?

Si algo podemos aprender de este experimento es que la felicidad solo por la felicidad no es sana, ni te ayuda en tu vida.

La felicidad y el placer cumplen funciones fundamentales en tu vida, pero no pueden ser tu objetivo último. Si fueras feliz todo el tiempo morirías.

No sentirías necesidad de comer, de respirar, de dormir, de tener sexo, de pasar tiempo con tus amigos, de hacer algo para mejorar al mundo… no moverías el culo.

El placer se experimenta después de haber luchado por algo y conseguirlo. La felicidad se conquista disfrutando el proceso, aunque el proceso sea doloroso, eso hace aún más lindo el superar los obstáculos.

Querer que todo sea positivo, feliz y bueno es un tipo de pensamiento irreal, infantil y utópico. Es un error gravísimo de la psicología aplicada al desarrollo personal. Así fuera posible lograrlo (enchufándote electrodos en el cerebro, por ejemplo) no es deseable para tu crecimiento.

6. Foco excesivo en las emociones

errores-de-la-psicología-2

“No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta.”  -Van Gogh

La anterior frase, de un famoso artista, nos hace poner la mirada en nuestras emociones. Ellas nos gobiernan todo el tiempo, deciden nuestras acciones, nuestros pensamientos, nuestras actitudes, nuestra conducta. Si descuidas tus emociones, estás jodido.

Si estás triste, debés aprender a detectar ese estado, gestionarlo y convertirlo a otro estado más beneficioso para vos. Esta es la lógica de quienes se centran en las emociones. Otro de los errores de la psicología aplicada al desarrollo personal.

No me malinterpretes, estoy de acuerdo con el postulado básico: todos deberían tener maestría emocional y saber gestionar sus emociones, pero ese no debe ser el fin último del crecimiento. Es solo un paso más.

Ni siquiera es el paso más importante (en mi opinión).

Si bien es cierto que las emociones pueden conducir nuestras conductas actuales y hacernos realizar alguna acción indebida (como insultar a tu pareja en un ataque de furia), no son las reinas de nuestra mente. Ni de lejos.

Hay muchas más influencias, la mayoría con mayor fuerza que las emociones.

¿Cuáles son las influencias olvidadas gracias a los errores de la psicología emocional?

La mente es una amalgama inabarcable de factores influenciándose mutuamente y modificándose.

Dentro de esta tenemos “niveles” de profundidad, siendo los más profundos aquellos factores más fuertes (y mucho veces más olvidados, amplificando los errores de la psicología en el desarrollo personal).

Entre los factores más profundos encontramos:

Pulsiones/instintos

Estos pueden ser instintos sexuales, de muerte y de autoconservación. Estas pulsiones nos dirigen en nuestro día a día, antes de la emoción viene un instinto, una pulsión, una razón.

¿Te enoja recordar como tu pareja te engañó?

Perfecto. Ahora explícame porqué sentís eso, ¿de dónde viene esa emoción? ¿Por qué sentís enojo y no tristeza o miedo?

Puede parecer algo obvio pero es algo trascendental (por eso mismo es un error de la psicología aplicada al desarrollo personal). Sentimos las emociones, las vivenciamos, nos mueven, pero hay algo antes que las emociones: las pulsiones, los instintos.

Cuando estás solo en un callejón a las 2 am y te encontrás con un ladrón sentís miedo y quedás petrificado. Este miedo se produce por el instinto de autoconservación, querés seguir vivo, tenés miedo de que tu vida se termine en un segundo por haber tomado la elección equivocada. Este instinto manda la señal para que sientas miedo y te pongas alerta.

¿Entendés cómo funciona el ciclo de las emociones?

En la mayoría de los casos, primero viene una motivación (por lo general inconsciente), un impulso, luego se genera la emoción acorde para ese momento.

Recuerdos o experiencias

Si bien no es uno de los errores de la psicología en el desarrollo personal, a veces parecen olvidarse de lo valioso que son los recuerdos y la experiencia.

El ser humano es el único mamífero que tiene un crecimiento tan lento, los primeros años de nuestra vida somos frágiles y no sabemos ni caminar. Si no fuera por nuestros padres estaríamos muertos.

En este período no solo eructamos y chupamos teta como si no hubiera mañana, también aprendemos. Si mordemos la teta de nuestra madre y ella nos aparta, aprendemos que ese gesto produce alejamiento, entonces intentaremos evitarlo, o lo haremos cuando estemos enojados con ella. De la misma manera, cuando intentamos caminar nos caemos innumerables veces, seguimos intentando hasta por fin sacarle el truco y poder correr por la casa.

Todos estos sucesos requieren experiencias. Estas no pueden quedarse en la nada, deben servir de feedback para poder mejorar, por eso las más importantes se almacenan en forma de recuerdos.

El ciclo se repite toda la vida, los recuerdos se almacenan, se modifican, se borran. Con ellos sucede algo interesante, un recuerdo puede resultar feliz, triste o neutro dependiendo del estado emocional de la persona…. y de la madurez de la misma.

A mayor cantidad de experiencias valiosas, más basta es nuestra perspectiva de los recuerdos. Algunos pasan incluso a recordarse sin ninguna emoción brillando sobre el resto.

Otro aspecto interesante es la influencia de los recuerdos y las experiencias sobre las emociones. Muchas veces las emociones son producidas por recuerdos y experiencias, algo similar a lo visto con los impulsos (pero en menor medida).

Estilo de vida: uno de los errores de la psicología emocional más profundo

Todos tenemos de forma consciente y (sobre todo) inconsciente un estilo de vida o plan de vida.

El estilo de vida es la forma en la cual nos conducimos en el mundo, nuestra forma de sentir, de pensar, de actuar. Incluye la imagen de cómo nos vemos ahora y cómo nos imaginamos en un futuro.

El estilo de vida implica:

  • Una autoimagen. Cómo nos vemos a nosotros mismos.
  • Una heteroimagen. Cómo vemos a los demás y nuestro vínculo con ellos.
  • Una cosmoimagen. Cómo vemos el mundo y nuestra relación con él.

Si tenés una autoimagen negativa de vos mismo (te ves como un inútil), una heteroimagen pobre (ves a los demás como enemigos) y una cosmoimagen decadente (el destino o dios te odian) vas muy jodido.

Poco me importa que sepas detectar y gestionar tus emociones como un auténtico profesional, necesitas saber cuál es tu destino, quién sos, quién querés ser.

Es necesario construirte como persona desde las bases, conocer tus creencias sobre vos mismo, los demás y el mundo. Estarán atravesadas por las emociones, sí, pero no serán solo emocionales. Si no construyes estas bases, no crecerás, te mantendrás estancado creyendo que “con saber inteligencia emocional estoy bien”.

No estás bien. Nadie lo está. La inteligencia emocional es muy importante, pero no es lo único en tu mente. Ni lo más importante.

5. Creer que podemos tener control total sobre nosotros mismos

errores-de-la-psicología

Uno de los errores de la psicología y el desarrollo personal más estúpidos y repetidos. El postulado es básico: si entendés tu mente, si meditás mucho, si vivís en la montaña con un río de fondo o si te unís a kaizen-dao obtendrás un poder total sobre vos mismo.

Lamento decepcionarte, pero esto no ocurre. Ni siquiera excepcionalmente. Es algo por completo imposible, no tiene sentido biológico, psicológico o fisiológico.

En primer lugar, si pudiéramos controlar nuestro cerebro y sistema nervioso al 100% podríamos determinar cuántos latidos por segundo dar, a qué parte de nuestro cuerpo llevar la sangre con sus respectivos nutrientes y hasta podrías detener nuestro propio corazón.

Hasta la fecha no se ha encontrado a nadie capaz de realizar esto, ni se lo encontrará.

Si bien es posible realizar hazañas que se creían sobrehumanas hace unas décadas (Wim-Hoff es un buen ejemplo). El control mental sobre el cuerpo tiene límites, no todo es controlable.

Si fuera tan sencillo los suicidios serían mucho menos violentos (y quizás más comunes), solo bastaría con imaginar tu corazón deteniéndose.

Revisando este error de la psicología aplicada al desarrollo personal, pero esta vez desde el lado puramente psicológico, nos encontramos con que también es imposible. Nuestra mente podría dividirse a grandes rasgos en dos: consciente, e inconsciente.

Nuestro lado consciente es el racional, aquel que te permite leer este texto, entenderlo y resumirlo.

El inconsciente, en cambio, es nuestro lado más instintivo. Contiene recuerdos, experiencias, ideas, pensamientos, creencias y un montón de cosas más que no son accesibles a la consciencia.

Algunos de estos contenidos sí pueden hacerse conscientes por medio de terapia o de forma espontánea ante alguna situación, pero otros contenidos de forma imposible se harán consciente.

No importa si llevás 30 años de psicoanálisis, jamás descubrirás todo tu inconsciente. Es inabarcable por nuestra conciencia. Miralo con esta imagen

El océano es tu inconsciente, y uno de esos peces pequeños es tu consciencia. Por más que quiera el pez recorrer todo el océano de punta a punta no le dará la vida para hacerlo.

Y aún, en el remoto caso de que lo consiguiera, el inconsciente se expande constantemente, es algo creativo y creador.

Así que, por favor, no vuelvas a repetir este error de la psicología utilizado en cierta autoayuda para masas.

4. Concebir a la mente como todopoderosa

Continuando con el listado de errores de la psicología aplicada al desarrollo personal y la autoayuda, entramos en terrenos muy oscuros. Fácilmente este error de la psicología en la autoayuda podría haber entrado en el top 3, pero si lo dejé por acá es porque los siguientes son (a mi juicio) más dañinos.

“Si lo ves en tu mente, lo tendrás en tus manos.

Yo soy abundancia, yo soy dinero.” -El Secreto

Esas simples frases resumen el garrafal error. El postulado es sencillo: tu mente es energía, tu vida es energía, las estrellas son energía, vos sos energía, el universo es energía, calamardo es energía.

Entonces, si tus pensamientos son energía y logras con ellos hacerlos fluir para poder sintonizar con el universo, el universo atraerá a tu vida las cosas que estén de acuerdo con tus pensamientos.

No importa que tengas sobrepeso, te estrese tu trabajo, estés peleado con tus padres o no sepas administrar tu economía personal. El universo te lo traerá.

Pues bien, querido, déjame contarte un secreto:

si no movés el culo, no conseguirás nada en la vida

Tatuatelo en la nalga derecha, al lado del tatuaje de “I love you, Kaizen-Dao”. A ver si así no se te olvida.

No le debes nada al universo, somos un puntito chiquito en el espacio, que en cualquier momento puede ser destruido por un asteroide perdido. Lo siento, es cruel, pero es la realidad.

Hablando en forma más psicológica, esto por supuesto que no tiene ningún sentido.

Nuestra mente es muy poderosa, podemos resistir ayunos de meses, caminar sobre carbón o fuego, dormir sobre camas de clavos, incluso bañarnos en hielo durante pleno invierno. Sin embargo, no existe forma en la cual nuestro inconsciente (o nuestra consciencia) consiga conectar con algún ser mágico o con alguna energía divina.

No somos una radio emitiendo señales al espacio.

Sí, transmitimos mensajes al inconsciente de otro, pero esto se realiza mediante microexpresiones, lenguaje corporal, empatía, neuronas espejo, etc. No existe algo así como una radiotransmisora de energía. Borrate este error de la psicología para masas de tu mente ya mismo, por favor.

3. Olvidarse del sexo

errores-de-la-psicología

El sexo es normal en todas las especies. No lo ignores.

Ya lo dijo mi amigo Candido en este post (te recomiendo leerlo): por alguna razón el desarrollo personal se olvidan de comentar el sexo y, en las pocas ocasiones donde lo hacen, lo toman como algo puro, mágico, ideal, etc.

Pues bien, este es uno de los top 3 de errores de la psicología y el desarrollo personal al mismo tiempo. Nos guste o no admitirlo, estamos determinados por el sexo. Al nacer no somos un ser puro de luz, super espiritual y kaizendaoista.

No, un kaizen-daoista no nace, se hace.

“Martín, ¿eso que tiene que ver con el punto 3 de los errores de la psicología aplicada al desarrollo personal?”

Mucho. Porque un kaizen-daoísta no le tiene miedo al sexo. Lo respeta, lo conoce, lo disfruta, lo sufre, lo vive. Porque sabe que el sexo es parte de la vida, una parte muy importante y determinante. Volvamos por favor al recién nacido.

Tenemos a un bebé, muy pequeñito. Esta criatura no viene en blanco, trae consigo instintos, entre ellos se encuentra el instinto sexual. Somos animales, uno de nuestros fines últimos como especie es reproducirnos, dejar descendencia y poblar el mundo.

Cualquier especie busca esto. Lo que nos diferencia de los animales son los mecanismos que nos impiden ir violando a saco a cualquier cosa que se mueva.

No considerar a la pulsión sexual es un error increíble, ella conduce gran parte de los actos que realizamos en nuestro día a día.

¿Por qué nos vestimos con ropa a la moda? ¿Por qué hablamos de una forma más formal cuando vamos a un casamiento en una iglesia? ¿Por qué nos depilamos las piernas?

La respuesta no es tan sencilla como decir “para verme lindo, porque quiero dar una buena impresión, etc.”.

Todo eso son desvíos, formas de obtener la gratificación máxima en la vida biológica: copular, cojer, fornicar, tener sexo, tener multi-orgasmos, como le quieras llamar.

No niego que existan otras razones para vestirnos bien, hablar correctamente o depilarnos, pero el motor más instintivo es el sexual. ¿O me vas a negar que cuando vas a salir con esa personita que te gusta no te arreglas de pies a cabeza?

Seas consciente o no (muchas veces es más de forma inconsciente), el sexo dirige en gran parte nuestras vidas. Por supuesto, repito, no es lo único, pero es un factor de peso e ignorarlo solo nos lleva a un desconocimiento personal sin precedentes.

¿Querés conocerte en verdad? Dejá de meditar y ponete a pensar en porqué ponés te embobás cuando ves a tu actor o actriz favorito. Sé sincero contigo mismo y respondete: ¿qué harías si estuvieras a solas con él/ella?

Sexo, querido kaizen-daoista. Es importante, es vida, es lo que te trajo acá, literalmente. No cometas este error de la psicología y el desarrollo personal, no te olvides del sexo.

2. Desintegración de los tiempos psicológicos

Este es uno de los errores de la psicología en general. Mejor dicho, de ciertas psicologías. Estoy cansado de ver lo mismo una y otra vez en diferentes libros de autoayuda, de corrientes psicológicas y, por supuesto, en gurús y blogs de desarrollo personal que utilizan conceptos o ideas psicológicas.

Si no estás al tanto de los tiempos psicológicos y de Las Psicologías, te recomiendo leer este post para entender un poco este punto.

Te haré un breve resumen del problema. Dentro de nosotros existe una línea de tiempo psicológica donde nos ubicamos constantemente, en esta hay tres tiempos. El pasado, el presente y el futuro confluyen, se tocan, interconectan, mezclan y modifican. Para cada uno de esos tiempos existe una psicología y una forma de verlo.

El problema entra cuando alguna psicología, o algún gurú del desarrollo personal, se quiere apropiar de la mente e interpretarla únicamente desde uno de los tiempos.

Así tenemos los típicos consejos: “meditá, concentrate en el ahora”, “tenés que resolver tus traumas pasados, si no jamás podrás avanzar”, “nunca mires atrás, lo importante está adelante”.

Todos ellos están cargados de muy buenas intenciones, pero son muy dañinos.

Ya lo dije en su momento y lo vuelvo a repetir:

Somos un ser integral. Los tres tiempos psicológicos conviven en nosotros, ninguno tiene preferencia sobre otro.

Habrá momentos donde debas trabajar más tu pasado, porque los recuerdos y experiencias te están anclando.

Otros donde deberás aprender a identificar lo que sentís para poder gestionar tus emociones.

También ocurrirá que en algún punto deberás mirar hacia adelante y entender cuál es la función de lo que estás haciendo, hacia donde te conducirán tus acciones y pensamientos.

Necesitamos ese dinamismo en nuestra vida y en nuestro psiquismo.

No te ancles a un tiempo solo, vive, experimenta y crece con los 3, dale foco a alguno cuando toque, pero nunca te vuelvas un predicador de “vivir el presente” ni sus equivalentes de otros tiempos psicológicos.

1.Dividir mente y cuerpo

La maldición de Descartes por excelencia. Si me conocés, ya sabés cuanto odio esta propuesta, tanto que le he dedicado un post entero a desmentirlo (entrá acá para leerlo).

Si tuviera que elegir cual de todos los errores de la psicología aplicada al desarrollo personal es el peor, este gana por goleada. Ni me lo pensé cuando debí darle el top 1.

¿Por qué?

Porque la división de mente y cuerpo ha ocasionado calamidades increíbles. De hecho, varios de los errores de la psicología comentados anteriormente derivan de este. Solo para tener un pequeño panorama, al dividir mente y cuerpo puede ocurrir:

  • Sobrediagnóstico de enfermedades mentales/físicas
  • Tratamiento incorrecto/malapraxis.
  • Reduccionismos estúpidos.
  • Culto al cuerpo (el cuerpo es lo más importante).
  • Culto a la mente (la mente es todopoderosa).
  • Buscar la elevación espiritual.
  • Olvidarse de cuidar tu salud.
  • Asociar todo a un gen, olvidando que somos un ser integral y complejo.
  • Un largo etc.

Por si no te queda claro, por favor leete el artículo de Descartes. Te lo garantizo, no te arrepentirás.

Volveré a repetir la frase más emblemática:

Somos una persona integral. Mente y cuerpo son lo mismo, si lo dividimos es de forma arbitraria y ha traído muchos problemas esta división.

Por favor, espero nunca escucharte repetir este error de la psicología y el desarrollo personal, mucho menos aplicándolo en tu vida.


Ufff, te juro que me siento liberado después de escribir todo esto. Me parecía muy necesario que conocieras los errores de la psicología aplicada al desarrollo personal y la autoayuda. Todos estos solo conseguirán lastrarte, por favor, ten cuidado y abre los ojos.

Hoy no te dejo ni resumen ni plan de acción, aprovecha para descansar. Eso sí, repasa este artículo varias veces, de esa manera conseguirás interiorizarlo mejor y te evitarás caer en estos errores.

Por favor, si te gustó y/o ayudó el artículo: ¡COMPARTÍ! Facebook, Twitter, Instagram, paloma mensajera. Da igual, cualquier forma será eternamente agradecida.

Déjame un comentario abajo, quiero leerte.

¿Estás de acuerdo con estos errores? ¿Agregarías otro? ¿Fuiste víctima de alguno?

No te cohíbas, respondo todos los comentarios.

¡Un abrazo!

 

24 Compartir
Compartir24
Twittear
A %d blogueros les gusta esto: