fbpx

Pocas cosas me han molestado más que la siguiente frase que anda circulando por el internet: “El dolor es inevitable, el Sufrimiento es opcional”. 

¿Por qué me molesta tanto?

Hace no muchos años atrás uno de mis compañeros de universidad, al cual pertenecía a uno de mis círculos de amistad, se suicidó. A lo que nos reunimos todos en su funeral, llorando y haciendo chistes para rememorar a ese buen colega que ahora y nunca más estaría con nosotros.

Ese día la pasé muy mal. Y no me arrepiento de todo lo que sufrí por él.

También, he pasado por una relación que al final terminó. Esa ruptura fue uno de los procesos más dolorosos que pasé en mi vida. Podría decirte que se sintió casi literalmente como una daga en el corazón. ¿Si hubiera querido evitar ese sufrimiento, no hubiera sido mejor nunca haber amado?

Y al final… ¿Qué duele más, amar y luego sufrir, o nunca haberte permitido amar?

En este articulo quiero discutir esto contigo:

  • Qué es el dolor y el sufrimiento.
  • Qué tan necesario es el dolor y el sufrimiento en nuestras vidas.
  • La diferencia real entre dolor y sufrimiento.
  • La función del sufrimiento y su finalidad.
  • Por qué el dolor y el sufrimiento no son un enemigo a combatir.
  • Etc.

Y también cuales son las 3 estrategias que te recomiendo para que puedas gestionar tu sufrimiento y cualquier sufrimiento futuro.

¿Empezamos?

Qué es el sufrimiento y la diferencia con el dolor

Sufrimiento significa: “El acto o resultado de padecer el dolor” proveniente de latín “sufferre” que significa “Sufrir”. Por lo que Sufrir no es nada más allá que la acciones realizada por nosotros al sentir dolor.

Por lo que la diferencia entre el dolor y el sufrimiento es: el dolor es un sentimiento/sensación mientras que el sufrimiento es la acción correspondiente a esa sensación.

Los budistas siempre han sabido esta conexión y lo han tratado como lo mismo, llamandolo de: Duhkha. Un tèrmino más amplio que contiene también las siguientes dimensiones del dolor y sufrimiento humano, y cuyo termino se asemeja más al malestar.

  • Descontento.
  • Desilusión.
  • Insatisfacción.
  • Incomodidad.
  • Sed.
  • Dolor.
  • Intranquilidad.
  • Imperfección.
  • Malestar.
  • Fricción.
  • Pesar.
  • Frustración.
  • Irritación, Presión, Ir contra corriente, Agonía, Vacío, Tensión.
  • Angustia existencial
  • Etc

Como ves, hay muchas formas de sufrir en esta vida, y muchas formas de malestar que pueden ocasionarnos dolor. Incluso los mismos budistas alertan, en su primer noble verdad, que es inevitable (en algunas situaciones) y una parte inherente de la existencia.

Yo he pasado por todas esas formas de malestar, y creo que vos posiblemente también. Desde pequeño me angustio con el saber que mis padres se van a morir un día, que cualquier persona de las que amo puede morir a cualquier momento y que incluso mi muerte va a ocasionar gran dolor.

A priori, parece ser que el dolor y el sufrimiento son malos. Pero esta es una visión desviada y poco real del mismo. Para entender el porqué tenemos que ver lo siguiente.

¿Cuál es la función del sufrimiento?

Cuando uno pierde a un ser querido, como cuando yo vivencié el fallecimiento de mi compañero, se siente un insoportable y horroroso dolor que dan ganas de ponerle pausa al mundo y decirle: “Dame al menos 10 minutos para descansar”.

Es como si el propio universo no tuviera ni un segundo de piedad con nosotros. Y nos hace cuestionar incluso el propósito de nuestra existencia. Incluso se podría cuestionar la existencia o benevolencia de Dios.

Se puede incluso ir más lejos: podemos querer dejar de amar y de sentir. “Desligarnos y desapegarnos de todo lo desapegable”. Irnos a una montaña y aislarnos de toda fuente de dolor…

¿No será que no lo estamos comprendiendo correctamente? ¿Qué no estamos viendo su finalidad? ¿El Para qué existe el sufrimiento?

Para solucionar esto vayamos a lo más básico:

Normalmente cuando uno está caminando por su casa puede suceder esta maldita situación: golpearse con toda nuestra pasión divina en el dedo chiquito del pie. Ese quizás sea el peor dolor de la existencia si tu objetivo máximo budista es alcanzar el estado de Nirvana: o el de no dolor al golpearse el dedo chico del pie.

En esta situación es clara a función del dolor, a saber, dos: “no te golpees de nuevo el dedo” y “tenés un problema en tu dedo chico”. 

Ahora… ¿Y cuando no es físico?

En este caso se pone más complicado entender su función, pero pensemos un segundo en la esencia del dolor: es algo desagradable que nos gustaría evitar en lo posible.

¿Esto no le da sentido y significado a su polo positivos: a lo agradable? Imaginemos por un segundo que no pudiéramos sentir ningún tipo de dolor. ¿Realmente te preocuparías en cuidar a los que amás? ¿Realmente te cuidarías a vos mismo? ¿O pasarías el día entero golpeándote el dedo chico del pie (metafórica y literalmente)?

¿Por qué intentarías solucionar las discusiones y evitarlas en la medida de lo posible si igual no te molestaría tenerlas? ¿Al final no son los palos y dolores de la vida los que te encaminan en el camino correcto, y más aún,  te hacen ver y valorar los aspectos positivos de la vida?

Cómo dejar de sufrir: 3 Estrategias que funcionan

Ahora que entendemos que el dolor y el sufrimiento son inherentes a la vida y nos guían hacia el camino del bienestar permitiéndonos crecer como persona y espiritualmente, reconociendo con no son enemigos ni amigos, que el sufrimiento no es ni bueno ni malo, veamos las 3 estrategias.

Estas 3 estrategias te ayudarán en momentos de crisis y angustia, bajo cualquier forma que se te presente el dolor. No hay que combatir el sufrimiento, es un gigante invencible, sino que hay que comprenderlo  y buscar otra forma de gestionarlo.

1. Entendé las Causas de tu Sufrimiento

Lo primero que quiero que hagas es entender dos dimensiones fundamentales de tu sufrimiento y dolor:

  • Sus Causas
  • Sus Razones

La primera se responde con la siguiente pregunta: ¿Qué/Quién generó tu sufrimiento? ¿Qué/Quién causó tu sufrimiento? (Un aviso, puede pasar que vos mismo hayas causado tu sufrimiento).

En la segunda se responde con las siguientes preguntas: ¿Por qué estoy sufriendo?

Conocer las causas y las razones te permitirá dos cosas: entender si es un sufrimiento evitable, si hubiera valido la pena haberlo evitado, si fue por ignorancia o si sabías que ibas a sufrir, etc.

Conocer tu pasado te ayudará a que no camines en círculos en la vida y que no golpes el dedo chico del pie (al menos con el mismo mueble 🙂 ).

2. Finalidad de tu Sufrimiento

Lo segundo es cambiar la perspectiva y preguntarte:

  • ¿Cuál es el fin de este sufrimiento? ¿Hacia donde me lleva?
  • ¿Cuál es la función de este sufrimiento?

Por ejemplo, si estás sufriendo un luto, tal vez el fin es que puedas sanar las heridas que dejó el que esa persona tan importante se haya ido y poder procesar lo ocurrido. Y capaz que hay otros fines que irás descubriendo en el camino.

Con esta pregunta también sabrás si es necesario el proceso que estás pasando y cómo tenés que afrontarlo. Si estás estresado, tal vez el fin de ese sufrimiento es advertirte que no debés seguir yendo por ahí y que te deberías tomar un descanso y relajarte.

3. Se responsable con tu vida y hacé lo que tenés que hacer

Parte del proceso de crecimiento espiritual, osea, aprender a vivir para tener una vida plena y agradable, es el tener que ser responsable de nuestras acciones y decisiones. Yo podría decirte lo que querés escuchar, pero eso no te haría bien, y por eso prefiero decirte la verdad.

De la misma forma tenés que hacerlo contigo. Si algo malo te está pasando y estás sufriendo por ello puede ser tu responsabilidad. Y en la mayoría de las situaciones, tanto yo mi equipo, nos hemos encontrado que eramos responsables de nuestro sufrimiento. Son raros los casos donde no tuviste algo que ver en ese cultivo.

Y ahora te toca pensar: ¿Estaré sufriendo por mi causa? ¿Me lo habré buscado? ¿Podría dejar de sufrir y no lo estoy haciendo?

En estos momentos tendrás que ser valiente, ver dónde está tu papel y ser responsable con tu vida. Luego hacer lo que tenés que hacer para mejorarla. 

Tal vez tuviste otra discusión con tu pareja y vienen varias acumulándose: ¿Estaré realmente escuchando a mi pareja? ¿Y estaré expresándome de forma entendible? son preguntas interesantes que podrían mostrar una parte de tu responsabilidad en ese conflicto.

¿Te mirás al espejo y no te gusta la forma de tu cuerpo? ¿Será tu alimentación y la falta de ejercicio la causa de ello? ¿No estarás siendo irresponsable con tu salud?

Por ahí va la idea.

Conclusión

Cómo ves, el sufrimiento es un tema extremadamente complejo que no se debe tomar a la ligera. Es muy fácil prometer que vas a dejar el sufrimiento de forma sencilla y sin dificultades. O incluso que podés dejar de sufrir para siempre. Pero para alcanzar la felicidad hay que aprender a ver:

A ver la verdad y sin evitarla. La ilusión se forja cuando nos desviamos de este camino.

Si te gusta la espiritualidad, verás que uno de los símbolos más importantes  es el del tercer ojo, el ojo que tiene la visión. Para tener visión de lo que realmente es, hay que estar abierto a reconocer la verdad.

Y la verdad es que el sufrimiento existe como parte de la experiencia humana y anímica. Podés intentar cerrar los ojos y no querer verlo, pero mejor saber que está ahí. E incluso reconocer los beneficios que tiene su existencia. Hacé introspección y detectá, cómo el sufrimiento le da sentido y significado a todo lo que realmente te importa.

Desde tu salud, hasta el amor de tu vida y las personas que amás. En parte gracias al sufrimiento te preocupás por ellas.

Y bueno, este fue el articulo de la semana, te recuerdo que si querés encontrarte a vos mismo, tu propósito personal y empezar un camino de crecimiento personal y espiritual aprendiendo a cómo vivir tu vida y ser cada día más feliz y pleno:

Te dejo acá el link a nuestro curso gratuito para iniciarte en este proceso y descubrir tu propósito vital.

Abajo te dejaré un link para que dejes tu email y así suscribirte a la newsletter para estar enterado de todas las novedades. Suscribite para así vernos la siguiente semana con más artículos de crecimiento personal y espiritual.

Un abrazo y quiero conocer en los comentarios cuál es tu opinión de este articulo. ¿Te sirvió? ¿Agregarías algo?

0 Compartir
Compartir
Twittear
A %d blogueros les gusta esto: